jueves, 2 de febrero de 2017

Siete Versículos para Motivar Nuestra Vida (No. 97)


Saber lo que sucedió en la cruz te produce melancolía, entender lo que pasó allí, engendra nuestra salvación.
Pues, como nuestra amistad con Dios quedó restablecida por la muerte de su Hijo cuando todavía éramos sus enemigos, con toda seguridad seremos salvos por la vida de su Hijo.” Romanos 5:10 NTV
Cuando la fe crece, las preocupaciones disminuyen.
No se preocupen por nada; en cambio, oren por todo. Díganle a Dios lo que necesitan y denle gracias por todo lo que él ha hecho.” Filipenses 4:6


Aparentar consiste en estar orgullo de no tener nada.
“¡Dejen de ser tan orgullosos y altaneros! ¡No hablen con tanta arrogancia! Pues el Señor es un Dios que sabe lo que han hecho; él juzgará sus acciones.” 1ª Samuel 2:3
 
La fe no es ciega, simplemente es visionaria.
Les digo, ustedes pueden orar por cualquier cosa y si creen que la han recibido, será suya.” Marcos 11:24

Para vencer tus problemas, debes vencer al primero de ellos: La preocupación.
Yo siempre te tengo presente; si tú estás a mi lado, nada me hará caer. Salmos 16:8 (TLA)

El carácter está formado 50% por las convicciones, 45% está regido por los principios y 5% por las debilidades. Cambiar los porcentajes nos dará un carácter débil, mantenerlos, nos conservará fuertes.
Mejor es el que tarda en airarse que el fuerte; Y el que se enseñorea de su espíritu, que el que toma una ciudad.” Proverbios 16:32 RVR1960

Esconder nuestro pecado trae remordimiento sin perdón.  Aceptarlo y mostrarlo nos da perdón y reconciliación con nuestro Señor.
¡Ay de los que, para esconder sus planes, se ocultan del Señor en las profundidades; cometen sus fechorías en la oscuridad, y piensan: «¿Quién nos ve? ¿Quién nos conoce?»!”  Isaías 29:15


lunes, 30 de enero de 2017

Radiografía de un Líder: 11 Cualidades de 11 Grandes Líderes de la Biblia.

Para describir a un líder se han proclamado cientos de cualidades, desde el carisma pasando por vivir los principios y convicciones. Brillante y determinado. Ágil y visionario. Muchos tratan de establecer estándares para ellos, para seguirlos e imitarlos. Es por ello que entraremos a sus profundidades, para determinar cuáles son las características principales de grandes líderes de la antigüedad bíblica. Hombres que demostraron su valía y su entrega por cumplir con su llamado, de tal forma, que cada día se logre reproducir sus acciones y así cumplir con la visión y propósito de Dios para su generación.
El liderazgo es complicado, pues más que un puesto, es un estilo de vida. Más que un símbolo de autoridad, es un emblema de pasión. Así que, se listarán 11 características con las que nos podemos identificar y llegar a crecer como un líder conforme al corazón de Dios.

       1.   Un líder es un estratega. (Nehemías)
Nehemías con su vida y su obra nos regala el compendio más maravilloso de liderazgo. Un líder capaz. Un líder que no necesitó de nombramientos, jerarquías y emolumentos para activarse. Un líder que no dejó nada al azar. Un gran estratega. Alguien capaz de ver la destrucción y animar a un pueblo sumido en su miseria económica, moral y mental a construir. Capaz de hacer más allá. Su estrategia fue la siguiente:

        a)    Oyó las noticias, movió su corazón y buscó a Dios:
“Y me dijeron: El remanente, los que quedaron de la cautividad, allí en la provincia, están en gran mal y afrenta, y el muro de Jerusalén derribado, y sus puertas quemadas a fuego. Cuando oí estas palabras me senté y lloré, e hice duelo por algunos días, y ayuné y oré delante del Dios de los cielos.” Nehemías 1:3-4. Un líder debe entender que debe emocionarse y actuar. No vale de nada quejarse de lo que otros no hacen, si está al alcance de nuestra mano hacer algo. Además, entendió que debía buscar un aliado y no fue a un hombre, fue a Dios. Especificó su requerimiento en menos de 250 palabras y pidió éxito, en lo que parecía, ya había decidido hacer.

b)   Identificó las necesidades.
Nehemías no se dejó llevar por todas las necesidades. Enfocó su pensamiento haciendo una visita nocturna a lo que debía prestar atención. Tomó el tiempo para visitar, tomar decisiones y encauzar la motivación de los habitantes de su tierra.

“Entonces llegué a Jerusalén. Tres días después, me escabullí durante la noche, llevando conmigo a unos cuantos hombres. No le había dicho a nadie acerca de los planes que Dios había puesto en mi corazón para Jerusalén. No llevamos ningún animal de carga, con excepción del burro en el que yo cabalgaba. Salí por la puerta del Valle cuando ya había oscurecido y pasé por el pozo del Chacal hacia la puerta del Estiércol para inspeccionar las murallas caídas y las puertas quemadas.” Nehemías 2:11-13 NTV

c)    Arengó al pueblo para motivar a trabajar… y lo logró.
Llamó a todos y los unió bajo un solo propósito. Todos habían visto la necesidad, solo faltaba que se formará un equipo basado en un fin común.

“Les dije, pues: Vosotros veis el mal en que estamos, que Jerusalén está desierta, y sus puertas consumidas por el fuego; venid, y edifiquemos el muro de Jerusalén, y no estemos más en oprobio.  Entonces les declaré cómo la mano de mi Dios había sido buena sobre mí, y asimismo las palabras que el rey me había dicho. Y dijeron: Levantémonos y edifiquemos. Así esforzaron sus manos para bien.” Nehemías 2:17-18 RVR1960.

d)   Formó equipos pequeños homogéneos y con una misión específica.
La construcción del muro no fue al azar. No consistió en hacer que parecía una misión imposible. Fragmentó la construcción. Formó equipos familiares y les instruyó y les delegó la función de construir una parte del muro cerca de sus casas. Motivó a permanecer alerta y  pendientes. No dio más trabajo que aquel que podían realizar. Mantuvo la alerta y los protegía. Cada quién hacia su trabajo de la mejor manera.

 Salum hijo de Colhoze, gobernador de la región de Mizpa, restauró la puerta de la Fuente; él la reedificó, la enmaderó y levantó sus puertas, sus cerraduras y sus cerrojos, y el muro del estanque de Siloé hacia el huerto del rey, y hasta las gradas que descienden de la ciudad de David.
Después de él restauró Nehemías hijo de Azbuc, gobernador de la mitad de la región de Bet-sur, hasta delante de los sepulcros de David, y hasta el estanque labrado, y hasta la casa de los Valientes.
Tras él restauraron los levitas; Rehum hijo de Bani, y junto a él restauró Hasabías, gobernador de la mitad de la región de Keila, por su región.” Nehemías 3:15-17 RVR1960.

e)    Enfrentó el desánimo.
Nehemías retomó la motivación del pueblo que había decaído luego de llegar a la mitad del trabajo. El cansancio, la adversidad y la falta de recursos empiezan a minar en el corazón y hacen que finalizar la obra se vea como algo complicado. Nehemías logró tener una estrategia para evitar que el desánimo hiciera mella en el trabajo. Formó una estrategia de seguridad donde todos se sintieran protegidos, desarrolló una estrategia para unirse y no se quedará nadie sin escuchar la llamada de emergencia. Fortaleció la unidad y emergió nuevamente el ánimo del pueblo por terminar la construcción.
 
“Nosotros, pues, trabajábamos en la obra; y la mitad de ellos tenían lanzas desde la subida del alba hasta que salían las estrellas.
También dije entonces al pueblo: Cada uno con su criado permanezca dentro de Jerusalén, y de noche sirvan de centinela y de día en la obra.
 Y ni yo ni mis hermanos, ni mis jóvenes, ni la gente de guardia que me seguía, nos quitamos nuestro vestido; cada uno se desnudaba solamente para bañarse.” Nehemías 4:21-23 RVR1960.

f)    No dejó de trabajar.
Nehemías nunca fue negligente, ya que siempre estuvo atento al llamado y fiel al propósito. Sus tareas como líder se mezclaron como parte de los equipos de construcción, seguridad y de apoyo ante las enormes dificultades económicas que enfrentan sus conciudadanos. Si hay una crítica incesante contra los líderes de la actualidad es su lejanía, su falta de interacción y enormes beneficios por conducir una institución, empresa u organización. Un verdadero líder como Nehemías renuncia a ello y pone siempre por delante el trabajo duro y el esfuerzo.

g)    Peleó contra la crítica,  la adversidad y la intolerancia.
Nehemías nos da una cátedra de qué hacer cuándo se está bajo el fuego de la crítica y las artimañas usadas por aquellos que desean que el líder falle en sus labores.
En primer lugar, los adversarios tratarán de hacernos perder el enfoque a través de reuniones sinsentido, pérdidas de tiempo, para detener la obra, sin embrago Nehemías, no se desenfocó y les negó regalarles tiempo para perderlo.
Luego tratarán de intimidar con indirectas, chismes y habladurías que trasciendan la moral y desafíen la moral del líder. Sin embrago, el líder no debe prestar atención ni tratar de dar la versión oficial, simplemente debe continuar con esfuerzo su valor y no prestar oído a ello.
Siguiente estratagema tratarán de valorar las motivaciones del líder, de tal forma, que se cuestionarán las convicciones y las razones de las labores, así internamente crear conflictos y divisiones por “el poder”. En estos casos el líder es directo y con fundamento claro evita caer en esas provocaciones.
La siguiente tarea de los adversarios será amedrentar al líder y tratar de atentar contra su integridad física. Esta es la última fase, en la que tratarán disipar la visión. Sin embrago, el líder no debe prestarse a esos juegos y seguir adelante, porque los resultados están al final del camino.
Así es como llegó el final, si el desánimo ataca a la mitad, al final del camino aparecerán los adversarios con la misión de acabar con el buen ánimo. El líder debe evitar caer en la derrota.

“Pero yo respondí: —¿Acaso debería una persona en mi posición huir del peligro? ¿Acaso debería alguien en mi posición entrar al templo para salvar su vida? ¡No lo haré!” Nehemías 6:11 NTV

h)    Contrapuso cualquier gratificación personal momentánea por su llamado.
Nehemías no usó la autoridad delegada para mejorar su posición económica, de hecho, trató de jamás utilizar los recursos que el puesto que tenía como privilegio para su uso personal. Su liderazgo tenía como propósito cambiar la vida y la seguridad del pueblo y no cambiar su vida y su seguridad a costa del pueblo.

Me dediqué a reconstruir el muro de la ciudad y no compré ninguna propiedad. Todos mis ayudantes colaboraron en la reconstrucción.  Además, yo les daba de comer a ciento cincuenta judíos, incluidos sus jefes, sin contar a todos los de otras naciones vecinas que también venían a mi mesa. Todos los días se preparaba por mi cuenta un buey, seis de las mejores ovejas, y también aves; cada diez días se servía abundante vino. Sin embargo, no cobraba lo que me correspondía como gobernador, porque la gente ya sufría bastante.”

i)     Vivió fiel a sus principios y se mantuvo fiel.
Nehemías jamás cambió su carácter. Se mantuvo fiel a Dios. Siempre en cada decisión necesaria oraba, usaba las Escrituras como su norma de vida. En los 13 capítulos de la historia se mantiene firme y ecuánime. Ni la adversidad, ni el éxito, ni sus tratos con Altas autoridades lo cambiaron. Eso hace que un líder sea efectivo.

En cambio, los gobernadores que estuvieron antes que yo, fueron una carga para el pueblo, pues diariamente cobraban cuarenta monedas de plata para comida y vino. Además, sus empleados oprimían al pueblo. Pero yo no lo hice así, por respeto a Dios.” Nehemías 5:15

j)    Veló por las necesidades de las personas.
Nehemías tuvo dos estrategias básicas, la primera se mantuvo fiel a Dios y la segunda, es que realizó una gestión del talento humano, donde se mantuvo pendiente de su ánimo, seguridad, estabilidad y desarrollo. Esto es parte integral de un líder con una estrategia clara que lo lleva a cambiar y dejar un legado a las personas.

En la reunión les dije:
—Estamos haciendo todo lo posible para rescatar a nuestros parientes judíos que han tenido que venderse a extranjeros paganos, pero ahora son ustedes los que los someten a esclavitud. ¿Cuántas veces tendremos que redimirlos?
Ellos no tenían nada que argumentar en su defensa. Entonces insistí:
—¡No está bien lo que ustedes hacen! ¿Acaso no deberían andar en el temor de nuestro Dios para evitar que nos pongan en ridículo las naciones enemigas? Yo mismo, al igual que mis hermanos y mis trabajadores, he estado prestando dinero y grano al pueblo, pero ahora dejemos de cobrarles intereses.” Nehemías 5:10-12 NTV

....continuará...


martes, 24 de enero de 2017

20 Errores que NO deben Cometer los Líderes (Parte final)

20 Errores que NO deben Cometer los Líderes (Parte final)

     "Mi trabajo no es hacérselo fácil a la gente. 
      Mi trabajo es hacerlos mejores. 
     Es juntar de diferentes partes de la compañía, limpiar las vías y obtener recursos para los proyectos clave. También tomar personas importantes dentro de la compañía para apoyarlos y que sean aún mejores para que sean aún mejores, de tal forma que obtengan una visión más agresiva de cómo podría ser el producto en el que trabajan." Steve Jobs


             14.Escuchar parcialmente o selectivamente.
Escuchar es un arte que el liderazgo debe manejar correctamente, porque implica evitar caer en pequeños detalles, tales como la escucha selectiva, es decir, oír lo que conviene, tales como adulaciones, tretas, chismorreos y halagos y no escuchar las palabras sinceras del equipo. Hacer esto implica tener la entereza de prestar atención a cosas que podrán parecer duras o críticas, pero son consejos que nos pueden servir para mejorar nuestras acciones.
Así también, debemos de evitar la escucha parcial, que consiste en poner atención a aquellas cosas que nos benefician, así como evitar que las reuniones se conviertan en momentos estériles, donde no haya innovación, creatividad, sinceridad y aportes para el crecimiento y alcance de la visión. Que todo aquello que afecta el funcionamiento del equipo finalice allí y las mejores se alcancen por medio de la sinergia de ideas, para luego ser puestas a trabajar.

Si debe castigar una opinión, que sea aquella basada en la crítica, que se utilice para destruir, teniendo la capacidad de finalizarla y no de empeorar las cosas prestando nuestros oídos a ello. Como dice la sabiduría popular: “Se nos fue dado una boca y dos orejas. Para escuchar más y hablar menos.”

Versículo Bíblico para Apoyar la Premisa:
“Entonces el rey Roboam les preguntó a sus consejeros qué debía hacer; estos consejeros también habían ayudado a su padre Salomón. Les preguntó:
—¿Qué puedo contestarle a esta gente?
Ellos le dijeron:
—Si te pones al servicio del pueblo y lo tratas bien, el pueblo te servirá por siempre.
Pero Roboam no les hizo caso. En vez de eso les pidió consejo a los muchachos que habían crecido con él y que estaban a su servicio.  Les dijo:
—Esta gente quiere que yo la trate mejor que mi padre lo hizo, ¿ustedes qué opinan?
Ellos le contestaron:
—Diles que si tu padre fue duro con ellos, tú lo serás más. 11 Si tu padre los trató mal, tú los tratarás peor. Si tu padre los azotaba con correas, tú lo harás con látigos de puntas de hierro.” 1ª Reyes 12:6-10


             15.Abandonar en lugar de empoderar o facultar.
No ocupe la palabra y el proceso de empowerment como sinónimo de abandonar al equipo para que funcionen según sus capacidades. Eso puede significar, una multiplicidad de esfuerzos que provoquen frustración. Esa frustración irá acompañada de cansancio y renuncia a los objetivos propuestos al inicio. El empoderamiento o facultamiento traer resultados para luego sumarlos. No. Este proceso es otorgar capacidades mediante un proceso de entrenamiento, desarrollo y formación, que incluye un acompañamiento continuo para dar valoraciones y evaluación del desempeño, no para recriminar derrotas, sino para generar conciencia y motivar a continuar.

Un líder que desea empoderar debe entregar a sus colaboradores las facilidades, darle sentido a sus actividades e impulsarlo. Además, empatizar y ser un entrenador capaz de sacar lo mejor de su rendimiento en su puesto. Motiva la creatividad y promueve la innovación. Un líder que abandona, es un líder que está destinado a perder a sus colaboradores en el fango de la falta de identidad y de sentido de pertenencia.

Así que lo mejor que el líder debe hacer es delegar tareas según crecimiento. Potenciar aquel que se ha quedado rezagado y encaminar a los que forman parte de su equipo que lo necesita. Como escribió Stephen Covey: “Una organización "empowered" es aquella en la cual los individuos tienen el conocimiento, habilidad, deseo y oportunidad para triunfar personalmente en forma tal que lleve al éxito organizacional colectivo.”
 Versículo Bíblico para Apoyar la Premisa:

“Jesús se acercó a ellos y les dijo:
—Dios me ha dado toda autoridad en el cielo y en la tierra. Vayan, pues, a las gentes de todas las naciones, y háganlas mis discípulos; bautícenlas en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo,  y enséñenles a obedecer todo lo que les he mandado a ustedes. Por mi parte, yo estaré con ustedes todos los días, hasta el fin del mundo.”

              16.Ridiculizar o Empequeñecer a sus Colaboradores.
Divulgar detalles íntimos, porfiar errores y señalar desaciertos frente a todo el equipo, burlarse de las actividades, gritar o exigir situaciones frente a todos es parte de las situaciones que el líder debe evitar para no ridiculizar a algún miembro de su equipo. Esto tiene consecuencias gravísimas, tales como: fractura el espíritu de equipo, desarticula el sentido de pertenencia de todos, porque perciben que en cualquier momento el líder puede achacarle algún fracaso a ellos.

En ese sentido el líder debe ser empático y asertivo. Con la empatía logrará entender a su equipo, tomará su lugar y estará consciente que una burla, culpar un error, censurar una opinión puede generar dificultades en la estima de su equipo. Así también, con la asertividad, puede entender que hay momentos claves en los que debemos actuar, hablar y/o callar. Por ejemplo: En un momento de enojo, fatiga o frustración, no es lo mejor, ya que nos puede conducir a los gritos, sarcasmos e ironías que probablemente después, tengamos que tomar acciones, tales como pedir una disculpa y apoyar al equipo.
También el líder debe evitar las indirectas y fomentar las murmuraciones en contra de aquellos que desea un mejor desempeño. Pedir perdón es el ungüento necesario para curar corazones, llamar la atención a solas, felicitar en público, destacar al equipo y no a uno o parte del equipo. Esto hará maravillas en la moral de todos los colaboradores.
Recuerde que en un equipo nadie es más ni menos y que el respeto es básico para cimentar relaciones fuertes y duraderas.

Versículo Bíblico para Apoyar la Premisa:
“Por tanto, si tu hermano peca contra ti, ve y repréndele estando tú y él solos; si te oyere, has ganado a tu hermano.
Mas si no te oyere, toma aún contigo a uno o dos, para que en boca de dos o tres testigos conste toda palabra.” Sn. Mateo 14:15-16 RVR1960.


         17.Tratar de competir en lugar de colaborar con otros. (Esto incluye minimizar los éxitos de otros)
Muchas veces el espíritu de competitividad se instala en el líder. Ese espíritu lleva a rivalizar con otros líderes que trabajan con una filosofía distinta por un fin similar. Muchas veces son los celos, debido a que se le observan mejores resultados al otro u otros líderes. En otras ocasiones, es la búsqueda de protagonismo, que cae en la megalomanía, en el marketing de una imagen o marca para así, lograr que los otros líderes se vean minimizados por “su trabajo”.

Esta competencia solo tendrá un fin, el cual es perder el enfoque, el rumbo y la visión. En lugar de perseguir la visión, se empieza a trabajar en campañas infructuosas de acoso a los demás líderes o de hacer cosas, en lugar de actuar con eficacia. En ese sentido, el líder debe estar claro y consciente que muchos pueden tener una visión muy parecida, en su club, asociación, iglesia, empresa, sin embargo, el luchar por ganar lo puede llevar a perder. Por ello es necesario cambiar el chip para intentar colaborar, dar la mano y trabajar en forma conjunta para que todos puedan llegar al fin.

Si otro líder recibe felicitaciones o recibe recompensas de una manera más rápida, es de unirse a esas felicitaciones y tomar consejos, aprendizajes. Esto nos hará tener una conciencia de lo importante y nos ahorrará la humillación de ser señalado por los celos, que al final, nos desviarán del rumbo que se desea tomar para finalizar con éxito nuestras empresas.

Versículo Bíblico para Apoyar la Premisa:
“Algunos de ustedes dicen: «Yo soy seguidor de Pablo». Otros dicen: «Yo sigo a Apolos» o «Yo sigo a Pedro», o «Yo sigo únicamente a Cristo». ¿Acaso Cristo está dividido en facciones? ¿Fui yo, Pablo, crucificado por ustedes? ¿Fue alguno de ustedes bautizado en el nombre de Pablo? ¡Por supuesto que no!” 1ª Corintios 1:12-13 NTV

         18.No explotar el potencial de su equipo.
Un líder no lo es simplemente por la visión que posee, no es por el carisma, no es por la autoridad delegada. Esto solo es una parte de lo que significa asumir un liderazgo. Un líder integral es aquel que toma la responsabilidad de desarrollar personas y que a través de una proceso de motivación, aprendizaje y delegación aprendan las competencias necesarias para asumir los roles necesarios dentro del equipo. Un líder no puede tener personas con talentos o habilidades potenciales que se mantengan en el tiempo. Su trabajo debe ser mejorar esas destrezas, conocimiento y habilidades para que garanticen mejores resultados para todos. Para ello, debe tener muy en cuenta que:
         a)    Debe tomarse el tiempo para formar a su equipo, de tal forma que no solo conozca, sino que aprenda haciendo. Esto tendrá mejores resultados.
       b)    Debe entender y tomar en cuenta que cada persona es buena en algo y que es necesario conocerla para perfeccionarla. Einstein dijo: “Todos somos genios. Pero si juzgas a un pez por su habilidad de trepar árboles, vivirá toda su vida pensando que es un inútil.” El trabajo del líder es conducir los talentos por el camino correcto.
        c)    Debe crear un clima de creatividad, innovación, acción y mejora. Esto implica abrir espacios a una comunicación fluida, aprendizaje constante, socialización de ideas, planes guiados, acciones, fracasos exitosos, que implique una mejora del resultado de todos.
      d)    Debe tomarse el tiempo para evaluar el desempeño, reconocer y motivar. Esto significa que el proceso de evaluar no sea achacar y que no sea una vez cada cierto tiempo, sino que debe ser continuo y con facilidad de que sea un diálogo y no un monólogo.
        e)    Debe crear una comunidad. Especificar funciones, detallar actividad y hacerlo no por cuestiones de comodidad sino enfocado a que cada persona de lo mejor en el área en la que se encuentra.

Versículo Bíblico para Apoyar la Premisa:
“Entre tanto que voy, ocúpate en la lectura, la exhortación y la enseñanza.  No descuides el don que hay en ti, que te fue dado mediante profecía con la imposición de las manos del presbiterio. Ocúpate en estas cosas; permanece en ellas, para que tu aprovechamiento sea manifiesto a todos.” 1ª Timoteo 4:13-16

         19.Desertar al proceso de aprendizaje
Un líder que no aprende está condenado a la mediocridad. Está condenado a resistirse al cambio. A la falta de creatividad. A la falta de frescura en su visión e ideas. A estar sujetos a paradigmas obsoletos. Takumi Nagayasu dijo: “Las puertas del aprendizaje están abiertas para quien use la llave correcta. Esa llave no sólo se encuentra en la tecnología, se requiere buscarla en los predios de nuestro espíritu.” Está frase abarca dos ideas: La disponibilidad y la búsqueda. Un líder debe estar disponible para el aprendizaje. Nuevos libros, diplomados, congresos, audios, entre otros, deben ser parte de su día a día. Además, debe buscar aprender. Aprender de todo lo que haga, con quién este, de tal forma, se impulse un crecimiento exponencial y así evitar quedar rezagado y perder el verdadero motivo de la visión.

El líder debe construir, fomentar la cultura, abrir espacios, definir roles, retomar caminos, ser un estratega, un baluarte, inspirador, gestor de cambios, lector de entornos, en fin, para todo ello debe tomarse el tiempo para conocer de todo ello y conducir a los demás a su crecimiento. Si todos crecen, el líder no dejará de hacerlo.

Versículo Bíblico para Apoyar la Premisa:
“Compra la verdad y la sabiduría, la instrucción y el entendimiento, ¡y no los vendas!” Proverbios 23:23 DHH

            20.No conocer a su equipo.
Un desacierto del líder actual es estar desconectado de su equipo. Esa conexión se debe a  saber quiénes son sus integrantes, pero no se toma o se evita tomarse el tiempo para conocerlos, es decir,  no saber sus intereses (metas, enfoque, talentos, entre otros), necesidades (estima, valores, principios y convicciones), aficiones (lo que le gusta, porque le gusta), fortalezas y debilidades. No tomarse en serio este error nos puede llevar a una crisis. Algunas personas probablemente no estarán de acuerdo con este punto, otras sí, pero si hay una separación entre líder y seguidores, habrá problemas, porque se tendrán instrumentalizará a las personas para el logro de un fin y el liderazgo debe aborrecer este hecho.

Un líder debe conocer a sus seguidores para entenderlos, ya que cada personas es compleja y diferente a otra, por lo que, en muchas ocasiones se les exigirá al líder ser paciente y gestor de conflictos, motivador y otras situaciones en pro de todos.

Un líder debe conocer a sus seguidores para fortalecer el sentido de comunidad del equipo, donde nadie es más, ni menos, sino que todos desde su rol, realizan actividades para el bienestar común.

Un líder debe conocer a su equipo, para crear lazos fuertes y generar mayores beneficios a todos.

Versículo Bíblico para Apoyar la Premisa:
“Ese día también se unieron a David como cuatrocientos hombres. Todos ellos eran tan pobres que no tenían dinero para pagar sus deudas. Además, eran gente que sufría mucho y que ya no quería seguir viviendo así. De modo que David llegó a ser su líder.” 1ª Samuel 22:2 TLA

Comments system